Qué ver en Sepúlveda: lo que no te puedes perder

Cuando en recepción nuestros huéspedes nos hacen la pregunta de qué ver en Sepúlveda lo tenemos clarísimo.

Sepúlveda es historia, tradición y gastronomía. También es naturaleza, iglesias y vistas de ensueño. Es una villa medieval con personalidad propia ubicada en un espectacular parque natural.

Es un lugar en el que conviene dejarse llevar, y eso es lo que decimos ante la mencionada pregunta.

Pero luego, como sabemos que en ocasiones hay que ser más concretos, lo somos y les decimos, según nuestro criterio, qué es aquello que deberían ver durante su estancia en Sepúlveda sí o sí.

Te vamos a hacer un resumen de eso que contamos; toma nota.

#1 Parque Natural Hoces del Río Duratón

Arrancamos el listado con el parque natural en el que se ubica Sepúlveda, el del Río Hoces del Duratón, que a su vez también da nombre a nuestro hotel.

Acantilados, árboles, desfiladeros, un río que forma hoces a su paso por el parque, canoas siguiendo su trazado y buitres leonados sobrevolando el cielo azul, uno de los más limpios de Segovia.

Eso es el Parque Natural al que hacemos referencia, visita obligada durante el paso de cualquier viajero a nuestra bella localidad.

#2 Las siete puertas

Sepúlveda es una ciudad con un marcado carácter medieval y, como tal, contaba con una muralla en el perímetro de la villa.

Hoy en día de esa muralla quedan más bien restos, pero se siguen conservando sus siete puertas, uno de los buques insignia de Sepúlveda.

Cuando te des tu primer paseo por el casco antiguo sabrás de lo que te hablamos.

Este hecho ha propiciado que Sepúlveda sea conocida como la ciudad de las siete llaves, unas llaves que aparecen en el escudo de la ciudad y que se siguen conservando en el ayuntamiento.

Estas puertas, que podrás atravesar sin problema dando que siguen existiendo, son las siguientes:

  1. Puerta del Azogue (o Ecce Homo)
  2. Puerta del Río
  3. Puerta de la Fuerza
  4. Puerta del Postiguillo
  5. Puerta de la Judería
  6. Puerta de Duruelo
  7. Puerta del Vado

¿Serás capaz de dar con las siete durante tu visita?

#3 La Plaza Mayor

«No es pueblo si no tiene Plaza Mayor», dijo alguien una vez.

Sepúlveda tiene, sí, y también merece una visita.

Te recomendamos que te acerques a ella a mediodía, cuando te apetezca tomarte algo para descansar durante tu visita a la villa.

¿Por qué?

Porque el momento en el que te sientes en una terraza, te pidas algo de beber y lo saborees mientras disfrutas de las vistas de las pastelerías y de los aromas a lechazo o cochinillo al horno, son impagables.

Quizá hasta te animes a probar el auténtico asado segoviano, aunque para eso te recomendamos que te pases por nuestro Fogón del Azogue.

También puedes venir aunque no te haya abierto el apetito el olor de la plaza, ¡que contamos con una buena cantidad de entrantes caseros!

#4 Iglesia del Salvador

La del Salvador es, posiblemente, la iglesia románica más importante de Sepúlveda.

Datada en el S.XI, cuenta con una sola nave y con un ábside semicircular. La puedes encontrar paseando desde nuestro hotel en Sepúlveda en cuestión de 3 minutos.

#5 Iglesia Virgen de la Peña

De esta iglesia lo que más nos gusta particularmente no es su interior, sino el mirador que se encuentra en la parte de atrás.

Asómate y contempla las vistas del Parque Natural, en las que podrás identificar las primeras hoces del río, antesala de lo que te espera en la parte más rural de tu visita.

#6 Iglesia de Santiago o Exposición sobre las Hoces del Río Duratón

Comenzamos la serie de dos iglesias con un atractivo añadido dentro. En el caso de la Iglesia de Santiago, también conocida como Casa del Parque, encontrarás una curiosa e interesante exposición sobre las Hoces del Río Duratón.

#7 Iglesia de los Santos Justo y Pastor o Museo de los Fueros

Si la Iglesia del Salvador te parece cercana a nuestro hotel, espera a ver esta: ¿sabes que el Museo de los Fueros es, por así decirlo, «nuestro vecino»?

Así es: contamos con una iglesia del S.XII pegadita a nuestro hotel, que en su interior atesora además un museo ideal para conocer la historia de Sepúlveda.

#8 Antigua cárcel

Antigua porque ya no está en uso, pero se conserva a la perfección porque está datada en el S.XVI.

La puedes visitar durante tu paso por la Oficina de Turismo, a la que puedes ir a preguntar qué ver en Sepúlveda (además de lo que ya te estamos contando en este blog, por supuesto).

#9 Vistas de la villa y del Parque Nacional

Esto es algo general, pero merece una mención.

Si te gustan las panorámicas, ya sean urbanas o más bien rurales, presta atención a los muchos miradores que hay en Sepúlveda y alrededores.

No te dejes la cámara en casa pues cuando llegues al primero, te asomes y levantes la mirada te arrepentirás de no haberla cogido.

#10 Buitres

¿Sabes que en el Parque Nacional del Río Duratón se encuentra la mayor colonia mundial de buitres leonados?

Viven en un área protegida, y tú los podrás ver a tu paso por el parque natural.

Y no nos referimos a verlos necesariamente desde lejos; podrás contemplarlos desde bien cerca, por lo que si eres un apasionado de las aves te esperamos con los brazos abiertos.

#11 El casco histórico

Despedimos el artículo sobre qué ver en Sepúlveda recomendándote, simplemente, que te pierdas por sus laberínticas callejuelas y disfrutes de sus casas colgantes, de sus suelos empedrados y de los aromas emanando de cada uno de sus restaurantes.

Es una villa muy agradable ubicada a poco más de una hora de Madrid. Aquí se respira aire puro y se vive lento, disfrutando del día a día.

Si te animas a pasar unos días con nosotros, te esperamos en nuestra recepción: somos el Hotel **** Vado del Duratón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *